jueves, 8 de noviembre de 2012

Una tarde de lujo con: Cruz Gómez estilistas

Hola, bellezas, qué tal habéis pasado la semana? Antes de nada, disculpad mi ausencia, entre que estuve liada con el tema de mi cumpleaños y luego me quemé la mano y no podía escribir llevo toda la semana desaparecida, pero ya estoy aquí, mi mano está entera, no ha sido grave, además tengo varias entradas pendientes, así que a ver si me doy brío y me pongo al día! Vamos a ello!

El otro día os adelanté que quería hablaros sobre mi reciente experiencia en un salón de belleza, lo cual puede parecer extraño, ya que en alguna ocasión he comentado lo poco que me fío de los peluqueros por lo general y pensaréis: tú, en una peluquería?! Sí, yo, que en los últimos años había ido tan sólo como acompañante, he pisado una peluquería y no he ardido al traspasar el umbral de la puerta XD, al contrario, tengo toda la intención de volver.
Pero para poneros en situación, empiezo por el principio. Hace tiempo que desde su blog, Secretos de Tocador, Raquel nos anunció que se había embarcado en la aventura de abrir su propio negocio que, tras unos meses de duro trabajo, a mediados del pasado mes abrió por fin sus puertas. 


Se trata de un espacio de peluquería y belleza con un concepto que va mucho más allá de una peluquería común, ya que ofrecen multitud de servicios, tanto en lo que a cuidado del cabello se refiere, como tratamientos estéticos, cursos de automaquillaje, sesiones de  fotos, etc. Además, todo con unos precios absolutamente asequibles, aquí os dejo una imagen en la que podéis verlos:

Click para ampliar

Como os he comentado, además de todo esto, ofrecen  otros servicios:





  •  Servicio de coloracion y forma
  • Cortes de moda personalizado
  • Cursos de automaquìllaje
  • Cursos de Peinado ( sacate partido en casa)
  • Peinado y maquillaje personalizado
  • Novias, madrinas, invitadas
  • Fiestas, eventos, pasarelas
  • Sesiones de fotos
  • Manicura, pedicura 
  • Limpieza facial 
  • Depilacion 
  • Uñas esculpidas


  • Podéis pedir presupuestos sin compromiso, poniéndoos en contacto con ellos a través de su nº de teléfono, que aparece en la imagen de más arriba o en el formulario de contacto de su web

    Con motivo de la inauguración y para que pudiésemos conocer si salón, Raquel decidió sortear un bono para un cambio de look, incluyendo corte, color y peinado del cabello, además de maquillaje y una sesión de fotos, casi nada! Adivináis quién fue la afortunada?...Exacto!, fui yo. Me hizo especial ilusión, ya que llevo un tiempo pensando en qué hacer con mi pelo, porque me apetecía cambiar, pero sin cortármelo, y tampoco sabía muy bien a quién acudir, ya sabéis, por aquello de la desconfianza XD. Antes de ir allí, Raquel y yo estuvimos hablando sobre lo que me gustaría hacerme y las posibilidades de que quedase bien, ya que llevaba el cabello tratado anteriormente, estuvimos viendo unas fotos y  comentando sobre el color, para ir adelantando trabajo, con lo que ya fui bastante más segura.

    Os pido disculpas, ya que hice algunas fotos con el móvil y salieron demasiado mal como para poder subirlas, así que las fotos que os pongo son, en su mayoría, de su propia página de facebook.

    Esta es la vista del salón desde fuera. 

    Un detalle de la recepción

    Nada más llegar a la hora que habíamos concretado, Raquel me recibió, y me acomodó en un sillón, en el que estuvo familiarizándose con mi pelo y desenredándomelo antes de nada, ya que, teniéndolo rizado, es prácticamente imposible que no se enredase por el camino. Estuvimos mirando de nuevo una de las fotografías que le envié y hablando sobre cómo hacer la coloración para que quedase mejor y así, procedimos. Tras el desenredado, me aplicó la decoloración para preparar el cabello, ya que, tras varios años de tintes negros y castaños, había estado usando camomila últimamente, por lo que había que deshacerse de ella primero. Llevaba, por tanto, el cabello algo claro, ya que mi color natural es rubio claro y llevaba camomila, que también lo aclara, pero le da unos reflejos calidos, dorados, y me gustan más los tonos ceniza, más fríos, de modo que lo que tenía en mente era aclarar, dejándolo más rubio, pero dándole un tono menos dorado.
    Después pasamos a la coloración en sí, utilizando Inoa en la parte de las raíces y una coloración llamada coloración ácida para el resto del cabello que, sorprendentemente para mí, se aplica con el cabello húmedo ( sólo esta última, no la Inoa) Como bien sabéis, toda coloración tiene que dejarse actuar durante un rato, así que pasé 20 minutos de lujo en uno de los maravillosos sillones de masajes del salón. La verdad es que merece la pena hacerse cualquier cosa por el hecho de pasar un rato en uno de esos sillones, la sensación de relajación y bienestar es bastante notable!


    Cuando la coloración había actuado el tiempo suficiente, Raquel me lavó el cabello con los productos para cabello dañado de Tigi, que huelen increíblemente bien! También me aplicó una mascarilla y la dejó actuar ( con su correspondiente rato de masaje por parte del sillón!)
    Tras el lavado, pasamos al momento de decidir: cortar o no cortar? Hace años que me corto el pelo yo misma, desde que la última vez que fui a que me cortasen las puntas, entré con el pelo por media espalda y salí con él casi por encima de los hombros, razón de mi desconfianza generalizada hacia los peluqueros desde entonces. Le dije a Raquel que quería mantener el largo, pero que, ya que estábamos, me igualase el corte. Os podéis imaginar, tras casi diez años de cortármelo yo misma, lo desigualado que estaba, más largo de un lado que de otro que, aunque a simple vista no se note, no está de mas repasar. Y así lo hizo, me cortó exactamente lo justo y necesario para que el corte quedase igualado, un par de centímetros de un lado, nada más. Como os imaginaréis, este fue un momento de revelación para mí, puede sonaros exagerado, pero así fue, tras 10 años evitando a los peluqueros, he encontrado a una profesional en la que confiar plenamente cuando se trate de mi pelo, lo cual para mí, que soy bastante especialita con el tema cabello, es muy importante.

    De las pocas que he podido rescatar del móvil: La recepción y entrada del local


    Después pasamos al secado y peinado. Yo no utilizo secador en casa, se riza a su estilo y yo lo dejo,por lo que no sé cómo pedir que me lo dejen en la peluquería, porque con él liso me veo rarísima, así que Raquel me propuso hacer unas ondas rotas, dejando el cabello ondulado, pero controlado, la verdad es que nunca me había visto con ese tipo de peinado y me gustó mucho.  Por supuesto, llegados a este momento, yo llevaba 10 minutos flipando con el color, porque me veía rubísima! Creo que es la adicción rubia, porque ahora, tras algo más de una semana, no me veo tan rubia! El caso es que me encantó el color, no quedó tan avainillado como pretendíamos, pero la camomila previa no nos dejaba más, así que bastante fue lo que conseguimos. No se quedó un rubio dorado, además quedó un color muy bonito. Es una pena que no nos acordásemos ninguna de hacer una foto del "antes", para poder hacer un "antes y después".

    Una vista general del salón


    Y es que, como os comenté al principio de la entrada, la tarde incluía una sesión de fotos, para la que también fui maquillada a manos de Raquel, en la cual, tras las dos anteriores horas, ya tenía plena confianza como podéis imaginar.
    Estuvimos un par de horas haciendo fotos, a mano de otra Raquel, en este caso la fotógrafa que se encargó de sacar partido a mi mejor perfil. Nos reímos mucho, la verdad es que no había tenido una sesión de fotos tan divertida y con un ambiente tan cercano como con Raquel, Raquel y David, que no se me olvide mencionarle, que también estuvo pendiente de mi pelo!
    Me gustaría poneros algunas fotos, pero aún no las tengo y no quería retrasar esta entrada, así que, quizás en otra haya un "cómo se hizo", o algo así XD.

    Detalle del estante en el que se exponen algunos productos.


    Estuve allí toda la tarde ( no exagero, no, fue toooda la tarde) y, como ya os he dicho, en Cruz Gómez encontraréis profesionales de confianza, que os explicarán paso a paso cómo van a hacer vuestro cambio y os escucharán en todo momento. Yo, al menos, después de esta magnífica tarde, no dudaré en volver, aunque tenga casi una hora de camino, puesto que, además de su profesionalidad y cercanía, efectivamente se trata de un salón diferente, en el que se es atendido en todo momento, donde se preocupan por nuestra comodidad y bienestar, además ya habéis visto los precios arriba, a mí me parecen muy pero que muy razonables, sobre todo si los comparamos con otros muchos salones de belleza.

    Además de todo lo que os he contado, Raquel me obsequió con un champú y acondicionador de la marca profesional Tigi, y un champú para cabellos ceniza, para conseguir rebajar el tono. De estos productos os hablaré más detenidamente en otro momento, pero ya os adelanto que loa productos de Tigi son golosinas para la melena!




    Podéis contactar con ellos a través de su página de Facebook, en su web o en su teléfono: 912344956. 
    No os arrepentiréis!

    6 comentarios:

    1. A mi me pilla mu lejos, pero bienvenida de vuelta guapi!
      Supongo que ya lo estarás haciendo, pero ponte rosa mosqueta en esa mano quemada!
      Un besete

      ResponderEliminar
    2. Me pilla lejísimos!!jajaj por cierto wapa tienes una nominación a un tag en mi blog!!un beso!

      http://confesionesdebelleza.blogspot.com.es/2012/11/look-natural-eye-premios.html

      ResponderEliminar
    3. A mí también me pilla lejos, y que conste que en la zona en la que vivo hay un montón de peluquerías! Pero la verdad es que me merece la pena, estoy deseando volver! Si os pasáis por Madrid, os recomiendo que os paséis.

      ResponderEliminar
    4. Muy chulo el local, y por lo que nos cuentas un trato estupendo! Buen sitio :)

      Besos!

      ResponderEliminar
    5. Bueno la verdad creo que a ti te debieron de tratar mejor que a los demás (tal vez por tu blog, no tengo ni idea), porque yo he intentado pedir presupuesto y siempre me dicen que me tienen que ver. Les he explicado que vivo lejos y que no puedo ir allí así como así, simplemente para estar 2 minutos allí para que me vean el pelo, el cual también he explicado cómo lo tengo. Básicamente he pedido varias veces un presupuesto (que sé que puede variar, pero para hacerme a la idea) y su respuesta ha sido "pásate y ya buscamos un hueco para hacértelo" con un tonito de "no seas pesada". Así que a mí sinceramente se me han quitado las ganas de ir...

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hola Sara, gracias por tu comentario.
        Como ves este post es del 2012, desde entonces soy clienta de Raquel y en ningún momento he sido "clienta blogger" si es a lo que te refieres, nunca he tenido con Raquel ningún tipo de acuerdo sobre publicitar su salón y siempre me ha tratado de maravilla, al igual que al resto de clientes que he visto allí en cada visita. En cuanto a lo que comentas, es lógico que tengan que ver el estado e el que está tu cabello, ya que si no no pueden arriesgarse a decir qué es lo que necesitarían hacer (me refiero a como tratarlo), yo lo que he hecho cuando no he podido ir ha sido mandarles una foto donde pudieran ver el estado ( más o menos, claro) de mi pelo, porque si me dicen que un trabajo cuesta X dinero y luego resulta que necesito otro trabajo previo,eso también hay que tenerlo en cuenta. Aunque en este aspecto, al no ser yo profesional del campo, poco te puedo ayudar. Lamento que te sientas así, ya que conozco a varias amigas que también van allí y ninguna me ha contado malas experiencias. En cualquier caso, lo mejor es que hables con ellos, seguro que encontráis un modo de haceros a la idea del trabajo a realizar sin desplazamientos innecesarios.
        Un saludo!

        Eliminar

    Gracias por leer y comentar!
    No olvides que este blog se alimenta de tus comentarios, evita el spam :)
    No es necesario que incluyas aquí el enlace a tu blog, podemos visitarlo desde tu perfil.

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...